Tortuga Carey

Características e información de la Tortuga Carey -

Eretmochelys imbricata

La tortuga carey es una especie marina que pertenece a la familia de los quelónidos. Esta especie se encuentra en estado crítico de supervivencia mundial.

Distribución de la tortuga carey

Se localizan principalmente en regiones tropicales de los océanos Pacífico, Índico y Atlántico. Habitan en lagunas de islas oceánicas y plataformas continentales. Cuando son más adultas se adentran a aguas más profundas.

Descripción de la tortuga carey

Su plano cuerpo y aletas están perfectamente adaptados a las condiciones de la vida marina, es por ello que es un buen nadador, ya que pueden alcanzar velocidades de 24 km/h y se han registrado desplazamientos de hasta 1.8 km. Pueden sumergirse hasta 70 metros por más de 80 minutos.

Las tortuga carey adultas miden entre 60 y 90 cm de largo en el caparazón y entre 50 y 80 kg de peso. Este caparazón es de color combinado con claros y oscuros en amarillos y marrones. Su forma es de corazón, pero conforme maduran, se hace más alargado hasta llegar a una figura oval.

Tortuga Carey - Eretmochelys imbricata

Tortuga Carey – Eretmochelys imbricata

A diferencia de las demás especies de tortuga, este llamativo caparazón está conformado por  gruesas placas que se superponen, creando una circunferencia que simula unos afilados dientes de cuchillo o una sierra. Su mandíbula tiene forma de pico, por lo que también es parte de sus rasgos distintivos.

La diferencia entre machos y hembras puede distinguirse porque los primeros tienen una pigmentación más clara, tienen peto cóncavo, garras más largas y una cola más ancha.

Alimentación de la tortuga carey

La tortuga carey es muy selectiva en su alimentación. Se caracteriza por tener una dieta muy tóxica, pues se alimentan principalmente de ciertos tipos de esponjas que suelen ser dañinas y letales para otros animales. Estas son omnívoras, pues también ingieren medusas, anémonas de mar, moluscos, peces, algas marinas y la fragata portuguesa, una especie muy peligrosa que libera toxinas que paralizan a sus presas, sin embargo, estas no pueden atravesar la dura piel de las tortugas carey.

Reproducción de la tortuga carey

Alcanzan la madurez sexual entre los 20 y 40 años de edad. El apareamiento de esta especie se produce cada dos o tres años. Se da en aguas poco profundas y remotas. La época de apareamiento ocurre entre abril y noviembre.

El largo proceso de anidación dura de una a tres horas. Al igual que otras especies de tortuga, esta sale del mar para buscar un lugar adecuado y realizar el desove. Generalmente ponen de 90 a 140 huevos, aunque se han registrado hembras que han llegado a desovar 250 huevos, pero esto no se da de manera cotidiana.

Después de dos meses, abandonan el cascarón para ir en busca del agua. Al nacer pesan poco menos de 24 gramos y su caparazón en forma de corazón mide 2.5 cm de largo.

La tortuga carey puede vivir entre 30 y 50 años.

Tortuga carey en su amenazado hábitat natural

Tortuga carey en su amenazado hábitat natural

Amenazas para la tortuga carey

Al igual que la tortuga caguama, el tiburón representa el mayor peligro para la especie carey.

En tierra, los huevos están propensos a convertirse en el alimento de cangrejos, gaviotas, mapaches, zorros, culebras, ratas y por supuesto, del hombre.

El ser humano ha propiciado que esta especie esté a punto de desaparecer, pues es capturada por su carne considerada un manjar, así como por su hermoso caparazón que es tan preciado y valuado como el marfil o el oro. Con el material “carey”, cuya denominación se utiliza en países de habla hispana, se fabrican utensilios decorativos, pulseras, bolsos, accesorios, cepillos, etc.

Debido a estas acciones descontroladas, convenios protectores de la flora y fauna en el mundo, han realizado convenios donde se prohíbe la importación y exportación de productos derivados de la tortuga carey, así como su captura y matanza.

Artículos relacionados con la Tortuga Carey