Tapir

Tapir

Información y características del tapir-Tapirus

Se denomina tapir a cada una de las 5 especies de mamíferos del género Tapirus: el tapir malayo, el tapir de Baird, el tapir Kabomani, el tapir de montaña y el tapir brasileño. 4 de ellas son sudamericanas y sólo 1 es asiática.

Se trata de un animal primitivo que no ha modificado su aspecto físico desde hace millones de años. Es conocido en la mitología china y japonesa por la creencia de que “comen” las pesadillas de las personas. En cuanto a su taxonomía, pertenece al orden Perissodactyla, a la superfamilia Tapiroidea, a la familia Tapiridae y al género Tapirus.

Descripción del tapir

La apariencia del tapir es semejante a la de un cerdo; poseedor de una morfología robusta y redonda. Su rasgo más llamativo es la probóscide, que consiste en un hocico, labios gruesos y una grande abertura nasal; está compuesto de tejido blando. Tiene cortas extremidades y una cola también corta. Tiene 3 dedos que en realidad son pezuñas en las patas traseras, y 4 en las patas delanteras. Las orejas son ovaladas.

Un pelaje corto y erizado cubre todo su cuerpo, que suele ser color marrón oscuro, gris o negro. Mide aproximadamente 1 metro de altura hasta los hombros, alrededor de 2 metros de longitud y su peso oscila entre 150 y 300 kilogramos.

Información sobre tapir

Tapir-Tapiridae

Distribución y hábitat del tapir

El tapir se distribuye a lo largo de Centroamérica y América del Sur, con una mínima disponibilidad en el sur de Norteamérica. Está presente en México hasta Venezuela, teniendo a Paraguay y Brasil como límites sureños. El continente asiático alberga al tapir en Birmania, Tailandia, Malasia y Sumatra.

Pertenece a los hábitats selváticos, a los bosques caducifolios y de montaña, a los pantanos y a las praderas, con la condición de que existan fuentes de agua suficientes. En los Andes, el tapir vive en las zonas montañosas.

Comportamiento del tapir

Realiza la mayor parte de sus actividades durante la noche y al caer el crepúsculo, pero los individuos que habitan las montañas de los Andes son más bien diurnos.

Se caracteriza por manifestar un comportamiento tranquilo y tímido, lo que no implica que sea incapaz de defenderse. Si se asusta, es posible que ataque con sus mandíbulas y provoque heridas muy graves, pero regularmente evita las confrontaciones y huye hacia las fuentes de agua para protegerse.

Alimentación del tapir

Dispone de una dieta herbívora en la cual las hojas, brotes, ramas, hierbas, flores, frutas y en general las plantas, son parte de su día a día. Después de las horas de sol, sale por las noches para conseguir su alimento en las zonas arbóreas y su apetito no rechaza ni las plantas acuáticas. Su peculiar nariz le sirve para explorar el suelo sin tener que mover la cabeza.

Reproducción del tapir

Comienza a aparearse entre los 3 y los 5 años de edad, pero la hembra alcanza la madurez sexual antes que el macho y da a luz cada 2 años. Posteriormente a la copulación ocurrida en el agua, el tapir tiene una sola cría, que nace después de un período de gestación de 13 meses, aproximadamente.

El pequeño tapir viene al mundo con los ojos cerrados y es así hasta después de 1 o 2 horas. Su piel posee franjas marrones o beiges que se desvanecen poco a poco, y cuando cumplen 6 meses de edad, están exentos de ellas o son mucho menos visibles.

Información sobre tapir

Hembra con su cría

La esperanza de vida de un tapir es de unos 25 o 30 años, tanto en estado salvaje como en cautiverio.

Amenazas del tapir

La situación del tapir no es muy optimista: 4 especies del género están en peligro de extinción o vulnerables. Son, a saber, el tapir brasileño (Tapirus terrestris), el tapir de montaña (Tapirus pinchaque), el tapir de Baird (Tapirus Bairdii) y el tapir malayo (Tapirus indicus).

¿A qué se debe? Primordialmente, a la caza indiscriminada para obtener su carne o para comerciar con el animal, a la destrucción de su hábitat natural como consecuencia de la contaminación, la tala y la urbanización y a la invasión de las áreas protegidas.

Por otra parte, sus depredadores naturales son los jaguares, los cocodrilos, los tigres y las anacondas.

 Artículos relacionados con el tapir