Morsa

Morsa

Características e información de la Morsa

La morsa (Odobenus rosmarus) es un mamífero pinnípedo (al igual que las focas y leones marinos) con suborden de carnívoros que se subdividen en tres especies distribuidas en distintas regiones del planeta: la morsa del Atlántico, la morsa del Pacífico y la morsa rosmarus laptevi que habita en el mar de Laptev. Es el segundo más grande de los pinnípedos, después del elefante marino.

Descripción de la morsa

Ambos sexos presentan grandes y largos colmillos que pueden medir hasta 1 metro de largo en el caso de los machos y 80 cm en las hembras. Los machos los tienen de mayor tamaño y en toda su vida no dejan de crecer. La función principal de los colmillos es para demostrar dominio social y facilitar el desplazamiento por zonas muy boscosas o con abundante hielo.

El peso promedio de las morsas oscila entre 800 y 1,800 kg. Las hembras suelen más pequeñas con 400 kg. Su medida varía de 2.2 a 3.6 m de longitud.

El color de su piel es canela o marrón generalmente. En aguas muy frías adquieren un color más blancuzco y en climas cálidos se torna rosa. Al nacer, las crías son rojizas y los jóvenes más oscuros. Las morsas más longevas van perdiendo poco a poco la coloración hasta quedar en colores pálidos. Esta piel rugosa y gruesa, puede tener hasta cuatro centímetros de espesor alrededor del cuello de los machos y 15 cm de una capa de grasa bajo la piel.

Las morsas tienen de 400 a 700 bigotes llamados vibrisas acomodados en el hocico en forma de filas conectados a los músculos.

Alimentación de la morsa

Su dieta es muy variada, ya que consume más de 60 géneros de organismos marinos. Éstos incluyen camarones, cangrejos, moluscos, crustáceos, gasterópodos (caracoles), almejas, pepinos de mar y otros animales blandos. En ocasiones cuando el alimento escasea, se alimentan de cadáveres de focas.

Al día, una morsa puede consumir la cantidad de alimento que representa del 3 al 6% de su peso total. Estas pueden comer de tres mil a seis mil almejas en una sesión. Las hembras en etapas de embarazo aumentan la ingesta de comida de un 30 a un 40%.

Al momento de buscar presas bajo el agua, debido a su sentido de la vista no muy desarrollado, las morsas utilizan sus vibrisas que ayudan a detectar a las víctimas.

Morsas descansando en las costas

Morsas descansando en las costas

Reproducción de la morsa

Las hembras alcanzan su madurez sexual a los cinco o seis años, pero su etapa de reproducción inicia a los diez. Por otro lado, los machos la alcanzan a los ocho o diez años, pero el apareamiento lo llevan a cabo a los 15 años, que es cuando están desarrollados físicamente y son capaces de enfrentar y competir por una hembra.

En períodos de celo, las hembras se agrupan en colonias separadas de las embarazadas. En los meses de diciembre a marzo es cuando se da el mayor número de apareamientos que por lo regular ocurren fuera de los bancos de hielo y bajo el agua.

La gestación dura de 15 a 16 meses. El óvulo se divide y deja de crecer para mantenerse flotando en el útero por cuatro a cinco meses. Después se implanta en la pared del útero para continuar su desarrollo. Las morsas buscan las condiciones ambientales ideales para que la cría nazca y logre sobrevivir. Se han presentado casos extremos de dos nacimientos, pero comúnmente sólo es de uno. Al nacer tienen un peso de 45 a 75 kg y son capaces de nadar.

La leche para las crías está formada por 30% de grasa, 5% a 10% de proteína y 60% de agua, por lo que en cuestión de semanas, la pequeña morsa desarrolla y agranda su cuerpo.

Depredadores de la morsa

Los osos polares y orcas son los principales depredadores de las morsas.

Por otro lado, a pesar de que la caza de morsa está prohibida en varias regiones, el hombre continúa realizando esta acción para obtener carne y aletas para comer; los colmillos y huesos para fabricar herramientas y artesanías, así como la piel para hacer cuerdas y cubiertas de barcos.

Artículos relacionados con la morsa