Guepardo

Guepardo

Características e información del Guepardo – Acinonyx jubatus

El Chita o guepardo, pertenece a la familia de los félidos. Es el animal terrestre más veloz del mundo con una velocidad de hasta 115 km/h en carreras cortas.

Descripción del guepardo

Este felino posee una pequeña cabeza y orejas cortas. Algo que lo diferencia de otros felinos es una línea negra parecida a una lágrima, que va desde la parte interna del ojo hasta el hocico, que le sirve para mejorar la visión y reducir los resplandores del sol. Su corazón es grande en proporción a su cuerpo, lo que le permite bombear sangre a su organismo con más fuerza. La cola de los chitas puede ser tan larga como la mitad del largo de su cuerpo y les sirve de equilibrio en casos de persecuciones o giros rápidos.

Debido a su ligero peso que va de los 40 a los 65 kilos, puede alcanzar su increíble velocidad, logrando llegar a los 92 km/h en tan sólo 2 segundos. Tal acción representa mucho desgaste de energía por lo que en 400 metros si no alcanza a su presa, la deja escapar.

A diferencia del tigre o león, su sistema de vocalización no es por medio del rugido, sino por un sonido agudo parecido al de un ave.

Chita o Guepardo - Acinonyx jubatus

Guepardo observando a su presa a varios metros de distancia

Distribución del guepardo

Actualmente el guepardo habita en el África subsahariana, al sur de Argelia y al norte de Níger. Pero principalmente su mayor distribución se encuentra en los parques Africanos al este y sur del continente. En Irán existen pocos ejemplares. Viven en sabanas abiertas con densa vegetación.

Reproducción del guepardo

El guepardo es polígamo. La hembra busca a uno o varios machos para su apareamiento. El período de gestación dura tres meses y pueden nacer entre dos y cuatro crías que inicialmente pesan tan sólo 300 g.

Cuando cae la noche, la madre, quien es la que se ocupa de los cachorros en todo momento, los traslada a sitios más seguros fuera de depredadores como leones, leopardos o hienas. Los pequeños pueden seguir a la madre hasta las cuatro semanas de edad.

Para ese tiempo, las crías empiezan a ser entrenados por su madre para cazar. La hembra suele capturarles presas sin matarlas, por lo regular crías de otros animales, para que los pequeños despierten su instinto de cazadores y aprendan técnicas de ataque. Después de 10 meses, estos ya pueden lograrlo con pequeñas especies sin ninguna ayuda.

Año y medio después, la camada se aleja de la madre, lo que significa que esta comienza de nuevo su vida solitaria. Los machos por el contrario, se unen en grupos para cazar animales de gran tamaño y si alguno sufre una lesión que le imposibilite correr, es expulsado del grupo.

En su hábitat salvaje viven de ocho a diez años, mientras en los zoológicos pueden alcanzar los 17.

Chita en posición de alerta

Chita en posición de alerta

Alimentación del guepardo

El chita es carnívoro. Caza a horas específicas del día, especialmente cuando la mayoría duerme, esto para evitar que hienas, leones o leopardos le quiten su alimento. Su dieta consiste en gacelas, impalas, conejos, jabalíes, antílopes, entre otros, a quienes caza por medio de la asfixia y estrangulamiento.

Antes de cazarlos, le gusta observar a su presa a 50 metros de distancia y puede hacerlo desde lo alto de los árboles. Una vez que está preparado, acelera la velocidad marcando un tiempo total de menos de un minuto. Al año logran capturar entre 150 y 300 presas, a diferencia del llamado “Rey de la selva” que sólo logra 30 o 40.

Amenazas del guepardo

La Unión Mundial para la Naturaleza cataloga al chita como “Vulnerable” en cuanto a su peligro de extinción. En los últimos años, el número de ejemplares se ha reducido enormemente, principalmente por la caza para la obtención de su piel y por los disparos realizados por habitantes de poblaciones que protegen su ganado de los ataques de este felino.

Organizaciones han tratado de llegar a acuerdos con los habitantes para que conserven la especie, sin embargo, en algunas regiones se sigue pasando por alto.

Artículos relacionados con el Guepardo