Elefante Asiático

Elefante Asiático

Información y Características del Elefante Asiático - Elephas maximus

Elephas maximus es una de las dos especies de elefante que existen en el mundo. La otra es conocida como Elefante Africano (Loxodonta africana) que es ligeramente más grande, pero a pesar de ello, el elefante asiático es el mayor mamífero que existe en el continente que lleva su nombre.

Descripción del Elefante Asiático

Este animal de gran tamaño, alcanza una altura de 2 a 3.5 metros y un peso que va de los 2,000 a los 5,000 kilos. La principal diferencia entre esta especie y la africana, es la forma de la cabeza. El Elephas maximus posee dos protuberancias en la parte superior de esta y sus orejas son mucho más cortas. De igual manera, su parte trasera está arqueada hacia abajo, a diferencia de la otra especie que la tiene levantada y curveada.

A comparación de los elefantes africanos, las hembras no poseen colmillos. Los machos los utilizan mayormente para cavar en busca de raíces y arrancar las cortezas de los árboles, aunque también les sirven durante las batallas en temporadas de reproducción.

La piel gruesa y seca de estos mamíferos está cubierta de escaso pelo y puede variar entre tonalidades grises y marrones. Su trompa, que contiene alrededor de 100,000 músculos y una protuberancia parecida a un dedo, le sirve como apoyo para realizar sus múltiples actividades diarias, por lo que es una de las partes más importantes en la anatomía de los elefantes.

información elefante asiático

Elefante Asiático – Elephas maximus

Distribución del Elefante Asiático

Su distribución actualmente abarca países asiáticos como Sri Lanka, Bangladesh, Sumatra, Borneo y la India. También podemos encontrar algunos ejemplares al sur del Himalaya y cerca del río Yangtze. Habitan principalmente en matorrales y áreas abiertas cubiertas de vegetación baja.

Comportamiento del Elefante Asiático

Son animales tranquilos y muy sociales, aunque los machos suelen ser solitarios y las madres prefieren compartir el tiempo sólo con sus crías. No duermen mucho y pasan gran parte de su tiempo recorriendo largas distancias para buscar comida. Son más tolerantes al frío que al calor, pero cuando son temporadas muy calurosas, permanecen bajo la sombra y disipan las fuertes temperaturas por medio de sus orejas.

A pesar de su gran tamaño, estos elefantes pueden correr hasta 48 km/h. algo realmente rápido para su anatomía.

Por lo regular se juntan en grupos de hasta 20 hembras lideradas por la más longeva y solo el macho dominante es el que se tiene el derecho a aparearse con ellas.

Como se mencionó anteriormente, sus colmillos son una parte primordial, pues también con ellos llevan a cabo su comunicación. Estos son utilizados para tocar,  limpiar, comer y luchar.  De igual forma, cuando se sienten amenazados, los elefantes colocan su cola en alto, lo que da aviso a los otros miembros de la manada.

El “Must” en el Elefante Asiático

Una extraña fase en el comportamiento de esta especie es el “must”. Esto sólo afecta a algunos machos y es un problema que no ha podido resolverse por la ciencia. Sin alguna razón explicable, estos se vuelven más agresivos y con mayor deseo sexual. Las hembras evitan a este tipo de machos la mayoría de las veces y esto incrementa tal comportamiento hostil. Una secreción que le resbala por sus mejillas, es una señal que de un elefante se encuentra en esa etapa. No hay una real cura para esto, simplemente, algunos pobladores los amarran hasta que logren regresar a su comportamiento “normal”.

Alimentación del Elefante Asiático

Son comedores de grandes cantidades de alimento que incluye muchos tipos de vegetación, cortezas, raíces, hojas y arbustos. Un elefante adulto puede consumir la increíble cantidad de 135 kilos de comida en tan sólo un día.

Pueden alimentarse tanto en las mañanas como en las tardes y noches, por lo que es su principal actividad del día. El agua también es importante para ellos, pues se mantienen cerca de fuentes de agua y consumen hasta 140 litros diarios.

Elefante asiático en una reserva ecológica

Elefante asiático en una reserva ecológica

Reproducción del Elefante Asiático

Son especies polígamas. Los machos tienen la dura tarea de luchar entre sí para tener acceso con la hembra, sin embargo, hay ocasiones en las que esta no cede y otro macho puede ocupar el lugar.

Tienen un período de gestación muy largo que puede durar hasta 22 meses y nace una sola cría en la gran mayoría de las veces. Los recién nacidos pueden pesar alrededor de 100 kilos y levantarse poco tiempo después de haber visto la luz. Son amamantados hasta por 18 meses  pero las madres siguen supervisándolos un par de años más.

La madurez sexual comienza a los 14 años para ambos sexos, aunque los machos se aparean tiempo después hasta que tienen el tamaño suficiente para enfrentarse en las batallas.

El Hombre y su relación con el Elefante Asiático

El elefante asiático ha sido utilizado para facilitar algunas actividades del hombre, especialmente los que requieren mucha fuerza, como por ejemplo, cargando materiales para la construcción, transportando personas y hasta para combatir en las guerras. Son parte también de varias culturas en donde sus dioses vienen representados con la anatomía de un elefante.

Desafortunadamente para muchos no representan algo sagrado, por lo que son cazados por su marfil y utilizados para realizar espectáculos en circos. De igual manera, su hábitat cada vez está más destruido, por lo que hoy en día, esta especie se encuentra en peligro de extinción.

Artículos relacionados con el elefante asiático