Elefante Africano

Información y Características del Elefante Africano – Loxodonta africana

Es el mamífero terrestre más grande en la actualidad, junto al elefante africano de bosque y el elefante asiático, conforma a las últimas especies de proboscídeos vivientes.

También es conocido como Elefante Africano de Sabana.

Descripción del Elefante Africano

Los machos miden 3.8m de alto y pesan en promedio siete toneladas. Sus orejas alcanzan transversalmente 125 cm y cubren sus hombros, también se caracterizan por los dos largos colmillos que ambos géneros poseen (de mayor tamaño en los machos).

Su cuerpo tiene forma de barril, con un cuello casi inexistente, una cola corta, patas largas y gruesas. En las extremidades traseras tienen tres dedos en forma de pezuñas mientras en las delanteras pueden tener de 4 a 5.

Una de las principales características de esta especie es su trompa, la cual consiste en un alargamiento de la nariz, en el extremo se encuentran las fosas nasales que están divididas en dos apéndices que también sirven como “mano” ya que les permite agarrar objetos como troncos y llevarse comida a la boca. También les ayuda para darse tanto baños de agua como de polvo.

Para poder ingerir sus alimentos cuentan con cuatro molares acomodados en pares en cada lado de la mandíbula. Debido al constante uso estos dientes se van desgastando muy rápidamente por lo que a lo largo de sus vidas son sustituidos en varias ocasiones. El primer cambio de dientes ocurre a los 15 años cuando pierden los de leche, la siguiente muda sucede a los 30 años y solamente resisten hasta los 40 años, los que aparecen durante este último cambio duran hasta los 65-70 años y al desgastarse e impedirles comer adecuadamente ocasiona que mueran de inanición.

Investigaciones han demostrado que ellos, junto a la especie asiática, son de los mamíferos más inteligentes debido al gran tamaño de sus cerebros.

Tienen una gruesa capa de piel muy resistente color gris pardo.

Elefante africano adulto

Elefante africano adulto

Comportamiento del Elefante Africano

Viven en manadas conformadas por hembras con lazos consanguíneos y sus respectivas crías, todos ellos liderados  por una matriarca quien es la hembra de mayor edad. Los machos forman parte del grupo hasta que alcanzan la adolescencia y comienzan su vida en solitario o se integran a una manada formada solamente por otros machos.

La líder es quien decide la ruta que van a seguir para buscar las zonas donde puedan encontrar agua, esto es para enseñarles el camino que ella recorrió de joven para que toda la manada la memorice y la próxima matriarca los pueda guiar en un futuro.

Existe una fuerte unión dentro de la manada, al momento de nacer un nuevo integrante todos se reúnen en torno a la nueva madre y le dan la bienvenida al recién nacido acariciándole la cabeza con las trompas.  Del mismo modo cuando un miembro del grupo fallece permanecen a su lado durante un tiempo.

Algo realmente sorprendente es la capacidad que tienen de poder reconocer el cadáver de un congénere, ya que si se encuentran con los restos de otro elefante se le acercan de manera respetuosa y tocan los restos con sus trompas.

Alimentación del Elefante Africano

Son completamente herbívoros, la cantidad de alimento que ingieren varía dependiendo la ubicación donde se encuentren. En promedio pueden comer 225kg de vegetación diario de lo cual gran parte es defecada y no se digiere por completo.

También pueden consumir una cantidad de 190 litros de agua diariamente.

Elefante Africano o Elefante de la Sabana

Cría de Elefante Africano

Reproducción del Elefante Africano

No tienen un período establecido de apareamiento, éste puede llevarse a cabo en cualquier época del año siempre y cuando la hembra se sienta preparada.  Para llamar la atención de los machos emite vibraciones de infrasonido, ellos se pueden encontrar a kilómetros de distancia pero aún así asistirán al llamado.

Los machos tienen que competir por el derecho a aparearse con la hembra. Los duelos consisten en embestirse mutuamente con la cabeza y ella selecciona al ganador frotando su cuerpo con el de él.

Tras una gestación de 22 meses nace la cría,  tanto su cuidado como educación recae por completo en la madre y en el resto de la manada. Solo nace un cachorro con un peso de 100kg y una altura de 90 cm, a los pocos días de su nacimiento ya puede seguir el ritmo del resto de la manada.

A los 6 meses ya puede consumir vegetación pero continúa bebiendo leche materna hasta los 5 años.  Los elefantes africanos alcanzan la madurez sexual entre los 10 y 12 años.

Depredación  del Elefante Africano

El hombre siempre ha cazado a estas criaturas, ya sea por su carne o el marfil de sus colmillos. Pero el mayor peligro lo experimentaron durante los siglos XIX y XX cuando se da inicio también a la caza deportiva y la destrucción de su hábitat para convertir la selva y sabana en zonas de plantaciones.

Tras haberse reducido un 50% la población de elefantes africanos durante los años 80’s se prohibió en 1989 la caza de esta especie, ya que de continuar se hubieran extinto desde 1995.  Pese a estos intentos y debido a la caza ilegal actualmente su estado de conservación se encuentra como “Vulnerable”.

Artículos Relacionados con el Elefante Africano