Araña

Características e información de la Araña

El orden Araneae es el más numeroso de la clase Arachnida. Están presentes en todos los continentes exceptuando la Antártida. Son depredadoras y casi todas poseen glándulas venenosas que dependiendo la víctima, puede ser  inofensiva o letal. Hoy en día existen más de 42,000 especies de arañas en el mundo. No pertenecen a los insectos, por lo que no deben catalogarse como tales.

Distribución de la araña

Pueden encontrarse ejemplares en esta especie en casi todos los rincones del planeta. Desde regiones costeras hasta zonas montañosas y desérticas.

Habitan en arbustos, árboles vivos o caídos, pastizales, debajo de las piedras, en madrigueras bajo la tierra e incluso interactúan y comparten espacios con el ser humano, pues muchas de ellas viven en esquinas o techos de paredes, cajas y otras construcciones hechas por el hombre.

Arañas - orden Araneae

Crías de Arañas transportándose a través de su telaraña

Descripción de la araña

Las arañas producen hilos de seda con las que tejen telarañas o redes de caza, donde sus presas quedan atrapadas sin poder despegarse.

Hay diversidad en el tamaño de las arañas que pueden ir de los 0.5 mm a los 9cm. Con las patas extendidas pueden alcanzar los 25 cm. Los machos suelen ser de menor tamaño que las hembras. Tienen un máximo de ocho ojos, aunque muchas de ellas tienen seis.

El cuerpo de las arañas, cubierto de un escudo protector llamado exoesqueleto, se divide en prosoma (cefalotórax) y opistosoma (abdomen).

En el cefalotórax se ubican los quelíceros (piezas bucales con las que expulsan el veneno), pedipalpos (semejantes a las patas sin apoyarse en el suelo) y cuatro pares de patas. También los ojos y mandíbula.

En el abdomen se albergan las glándulas productoras de seda que se abren al exterior por medio de hileras. También se encuentra el poro genital y cavidades respiratorias.

Alimentación de la araña

Como se mencionó anteriormente, las presas quedan pegadas y enredadas en las telarañas, quedando completamente atrapadas. Las arañas no pueden tragar a sus presas, sino que una vez paralizadas por el veneno, les inyectan jugos digestivos para que produzcan una digestión externa del animal, lo que da como resultado una especie de “papilla” que es absorbido por el arácnido.

Se alimentan de pequeños y medianos animales, que van desde insectos hasta ratones y murciélagos que  quedan atorados en sus telarañas. Suelen cazar de manera solitaria.

Especie Viuda negra - Latrodectus mactans

Especie Viuda negra – Latrodectus mactans

Reproducción de la araña

Los machos realizan movimientos o danzas de cortejo para buscar la atención y aceptación de las hembras. Este ritual también puede incluir un “presente” del macho hacia la hembra, que consiste en algún insecto u otra presa envuelta en seda. Cuando finalmente consiguen el contacto, el macho introduce un espermatóforo en los conductos sexuales con ayuda de sus pedipalpos.

Al final de la cópula, lo más común es que la hembra acabe por devorar a su pareja.

Las hembras ponen sacos con cientos de huevos cubiertos de seda. En algunas especies, este saco es llevado en la espalda de la madre. Una vez que nacen, a lo largo de su vida van mudando capas exteriores antes de alcanzar su tamaño completo. Si alguna araña llegara a perder alguna extremidad de su cuerpo, esta puede regenerarse siempre y cuando sea joven y se encuentre dentro del período de muda.

Peligrosidad de la araña

Casi todas las arañas son venenosas. Algunas de ellas como las tarántulas americanas poseen patas urticantes que producen irritación en la piel tan sólo con el contacto y llegan a afectar severamente partes más delicadas del cuerpo como los ojos.

Una mordedura de araña en piel humana produce efectos locales, pero en otras especies más peligrosas, se presenta necrosis o muerte de tejido.

Las más venenosas son las australianas. Son temidas por los primates y los humanos, quienes han sido víctimas mortales por sus picaduras.

Artículos relacionados con la Araña

- Viuda Negra

- Escorpión